Misiones

Escuela Dominical

Jóvenes

Horario de Cultos

Sitio

Grupos Celulares

     
 
 

NUESTRO COMPROMISO CON DIOS ES INDESTRUCTIBLE


El término hebreo “Compromiso”, es el mismo que se usa para definir un noviazgo, como en el caso de José y María, la madre de Jesús. Y es tan serio el asunto del noviazgo entre los hebreos, que es considerado indestructible, que solo es anulado por adulterio. Así es el Compromiso con Dios, es indestructible.


Desde hace años, como pastor hemos hecho énfasis en este aspecto, y como iglesia, tenemos como uno de nuestros principios, además de Disciplina y Orden.


Vivimos en medio de personas que tienen la cultura de que el noviazgo no es un asunto serio. Existen personas que tienen dos y tres noviazgos a la vez. ¡Y se jactan de eso! Y cambian de novio o novia con tanta facilidad, así como se cambian la camisa o la blusa por otra, cada día. Con facilidad, abandonan o renuncian a su noviazgo.


Lo peor de todo, es que así se conducen en sus compromisos. No observan, ni conservan ni guardan un compromiso. Y para eso, inventan disculpas, pretextos y excusas para no cumplirlos.


La Biblia muestra claramente que la vida cristiana, es una vida de Compromiso.


¡Es un noviazgo indestructible con Dios! Cristo viene a buscar a la esposa fiel (a su compromiso).


Todo cristiano, por naturaleza tiene el Compromiso de Servirle a Dios. El saber el cómo es su Compromiso de descubrirlo por medio de sus Dones, Talentos, Capacidades, Recursos, etc.


En Números 4:22-23 vemos un ejemplo claro de este Compromiso. “Toma (este término significa levanta, exalta, respeta, acepta) de los hijos de Gersón (significa extranjero, expulsado, echado, divorciado) de 30 a 50 años para Servir en el Tabernáculo de Reunión”.


Gersón, como un extranjero, y los suyos, estaban como simples espectadores, pero Dios, los toma para que cumplan el Compromiso de Servir.


¡Que privilegio y que Compromiso! Ellos cargaron con el Tabernáculo durante 40 años en el desierto. ¡Aleluya! Y cumplieron su Compromiso de manera tan excelente que nunca perdieron un clavo, o algún enlace del Tabernáculo en el desierto.


En el resto del capítulo, si lo leemos, veremos que dice que fueron contados, y puestos en sus cargos de manera específica, para cumplir de manera especifica su deber o Compromiso.


Pensemos un poco. En los 40 años de estancia en el desierto ¿Cuántas miles de veces desarmaron y cargaron y volvieron a armar el Tabernáculo? No dice que se quejaron, ni pidieron otro ministerio. Recordemos que fueron escogidos para cumplir el Compromiso de este Servicio. Estos comprendían que tenían el Compromiso de Servir a Dios, y que este Compromiso era indestructible.


Tenemos en la Biblia, ejemplos de personas que entendieron que su Compromiso de Servir a Dios era indestructible, y cumplieron.


1.- 1 Samuel 8:1-5, nos dice que los hijos de Samuel no siguieron el ejemplo de su padres y que se corrompieron como jueces de Israel. Pero Samuel, siguió cumpliendo con su Compromiso indestructible hasta su muerte.


Esto es un ejemplo para aquellos padres y madres que dejan de cumplir con su Compromiso de Servirle a Dios por causa de que sus hijos, dejan de cumplir su Compromiso de Servirle a Dios. Esto lo toman como una excusa muy buena, un pretexto muy justificable. Se olvidan o ignoran que Dios ha establecido un Compromiso personal con cada persona, y que esta tarde o temprano responderá a Dios por eso. Y así pasa con un cónyuge, cuando su otro cónyuge deja de cumplir su Compromiso de Servir a Dios.


Así con el que ve que uno cayó en pecado, o está haciendo tal maldad. Dejan su Compromiso de Servir a Dios, como si el pecado de los demás le libra de su Compromiso de Servir.


2.- El caso de Pedro en Juan 21:20-23. A Pedro, Jesús le dice ¡Sígueme! Pedro sigue a Jesús, pero se da cuenta que otro de los discípulos se queda rezagado. Entonces Pedro le dice a Jesús: ¿Y qué de fulano? Entonces Jesús le contesta: Si quiero que él se quede. ¿Qué te interesa a ti? Tú, Sígueme.


¿Qué nos dice todo esto?


Que Dios tiene un proyecto, un plan perfecto y único para cada persona en esta tierra. Y este proyecto y plan perfecto y único incluye el Compromiso de Servirle a Dios. Y todo esto, es independiente de si las demás personas cumplen con su Compromiso de Servirle a Dios.

 

Nada ni nadie, tiene el poder de hacernos romper nuestro Compromiso indestructible de Servir a Dios.


Nuestro Compromiso de Servir a Dios, es indestructible porque es un contrato de por vida, y por la vida eterna. ¡Aleluya!

 

 

Pbro. Alberto Juárez

 

Escríbenos tus comentarios acerca de este articulo
*Nombre:
*Tú Email:
 
*Comentarios

 

 

 

Buscador de Páginas Web Cristianas



 Copyright © 2006, 2a. Iglesia del Nazareno. Todos los Derechos Reservados